El verano prometido #StoryTime


Ésta Historia que les voy a contar, sucedió en diciembre de 2010.



Para ese entonces, mi mamá trabajaba en una empresa multinacional, la cual requirió sus servicios durante un tiempo en Chile, y como toda buena madre; quiso compartir su viaje con su familia: Mi papá, mi hermanito y yo.
Hizo todos sus planes de manera que para los primeros días de Diciembre estuviéramos rumbo a Chile.



Ella (mi mamá) viajaba antes por las cuestiones de trabajo que les contaba, y nosotros solo íbamos a estar allá con ella durante 7 días. Para empacar le pregunté qué ropa debía llevar y ella me dijo que llevara ropa para tierra caliente, incluido vestido de baño. Tal cual, llevé ropa de plan calentano.





El dia del viaje, que no recuerdo la hora pero era tarde-noche, mi papá, mi hermanito y yo estábamos emocionadisimos: Era nuestro primer viaje fuera del país. (Y de hecho el único porque hasta el sol de hoy, no hemos podido viajar más, fuera del país, claro.)
Llegamos al aeropuerto entonces; hicimos check in y todas esas cosas y después pasamos inmigración, mi hermano y yo pasamos sin contratiempos. Mi papá no.



Se acercó a nosotros y nos dijo - No puedo pasar, tengo un problema de homónimo -
Y si, hace varios años atrás había tenido un problema por un homónimo que resolvió sin contratiempos pero al parecer no lo habían actualizado en la base de datos de inmigración.
De manera que tuvimos que viajar mi hermano y yo solos.
Yo dije: Ahora es que el avión se va a caer, Dios mío. (Siempre de paranoica)
El caso es que abordamos con mi hermano y nos esperaban varias horas de vuelo. Yo no dormí nada.

Aqui una foto de Santiago de Chile desde el avion.




Paréntesis: Yo fui vestida, para el vuelo, con un jean, una blusa strapless y tacones. TACONES. Hágame el favor. Cierro paréntesis

Cuando llegamos al aeropuerto, no teníamos ni puta idea de qué hacer. Pues con todo el contratiempo de mi papá, el era el que sabía que había que hacer; antes de despedirnos en Colombia nos dijo - Allá en el aeropuerto los recogen -

¿Nos recoge quién? ¿Tenemos que preguntar? ¿A dónde vamos?

Me bajo del avión y siento, con todo respeto, EL FRIO MAS HIJUEPUTA. Eran las 6 de la mañana. Ya había salido el sol. ¿Dónde está el calor que mi mamá me prometió?

Estaban terminando primavera.

El caso es que fuimos por las maletas, y salimos por donde todos salen y después de una hora, de aguantar frío, porque yo NO LLEVE ABRIGO, llegó un señor con un cartel que tenía mi nombre. Me acerque a el y me preguntó si era hija de mi mamá, yo afirme. Nos montó en un taxi y nos llevó a la oficina de mi mamá.

Yo estaba que mataba a cualquiera. Si hay algo que no puedo tolerar es el frío.
Mi mamá bajó super contenta porque llegamos y nos recibió; nos llevó a su oficina y nos presentó orgullosamente con sus compañeros (si, y yo con mi cara de culo). Después nos fuimos para la casa de su compañera que nos brindó posada. Tremenda casa.

Yo, sin superar el “choque de temperatura”, estaba furiosísima con mi mamá. Esa noche nos dijo que al dia siguiente iriamos a algarrobo a unas cabañas y que allá había playa.

POR FIN EL CALOR QUE ESTABA ESPERANDO!!

Madrugamos al día siguiente, fuimos a la terminal y tomamos los buses necesarios para llegar a algarrobo.

Aqui una foto del lindo paisaje en la carretera








Llegamos y yo seguía sintiendo el mismo malparido frío!!

Las cabañas muy bonitas, equipadas y listas para ser usadas.
¿Yo? todavía emputada porque estaba congelada.

Esa noche llegaron otros amigos de mi mamá y tenían plan: Asado.
Yo básicamente no quería salir a nada. Quería meterme debajo de todas las cobijas que había en esa cabaña. ¡Hasta había llevado pijama para clima cálido! ¡DIOS!

El caso. Para no hacer quedar en ridículo a mi mamá (Eso es lo que las mamás le dicen a uno, ¿No?) Salí a socializar envuelta en una cobija cual esquimal.

Aqui una foto en donde les muestro el ridículo que estaba haciendo.








A mi lado derecho está una amiga de mi mamá, brasilera, en ese momento me ofrecia una bebida (Gaseosa)





Claramente todos los demas tenian chaquetas, sacos, bufandas. No sé de dónde mi mamá sacó el verano prometido.

Al otro día llegó mi padre y nos contó todo lo que había pasado con el rollo de inmigración. Trámites y trámites para que por fin lo dejaran salir.
Ese día ya teníamos plan, íbamos a ir a la playa de algarrobo y después a conocer Viña del Mar.

Y claramente me puse el vestido de baño y encima otra ropa para ir a la deseada playa a tomar el sol y a darme un baño.
¿Un baño? Jajajajaja
Cuando llegamos a la playa. Muy bonita. Yo me quite las sandalias (Sí, sandalias. Recordemos que mi equipaje solo tiene items de verano) Y pisé la arena...

...ESO NO ERA ARENA, ERA HIELO.



Me acerque a la playa y meti un dedito de la mano para comprobar la temperatura: MÁS HIELO.
No había gente en el agua, todo el mundo estaba tomando el sol. (El día despejado, el sol brillando a todo dar, ¿pero de calor? Nada. N-A-D-A.

Si claro, las clases de geografía: El hemisferio sur. Las corrientes oceánicas frías...

O sea, la más frustrada.

Aqui otra fotico de la playa de algarrobo.









Después fuimos a conocer viña de mar, hermoso lugar. Yo ya estaba resignada a que no iba a encontrar calor veraniego en esas vacaciones. Entonces me dediqué a conocer y a olvidarme de que llevaba un traje de baño que JAMÁS iba a tocar el mar.
Mis padres, por el contrario, sí fueron un rato a empujarse a la orilla del mar a ver quién aguantaba más el frío del agua.

Fuimos a almorzar a un lindo restaurante a la orilla del mar, con una linda vista. Pedí una deliciosa corvina y el tradicional vino como maridaje. En ese almuerzo ya les empecé a caer bien a los amigos de mi mamá, con mi nueva cara de buenos amigos. (A quien le va a caer bien una mocosa con cara de culo) Y hasta memorable el almuerzo fue; cuando ellos hicieron la acotación de lo cantado que era nuestro acento. Los que me conocen saben que se me da mas o menos bien hablar con acentos, entonces les hice mi numerito de acento chileno y me convertí en la maravilla del paseo. -Para estar 5 dias en chile “aprendei” bien rápido poh. Me dijeron.

Hicimos compras, caminamos y caminamos. Llegó un momento en el que me empecé a sentir muy cansada, como si quisiera ir a dormir. ¿Pero por qué si aun es de día?
Le pregunté a mi hermano que hora era y me dijo - Son las 10:30 pm -

¿QUE?
Cómo van a ser las 10 de la noche si el sol está afuera?
Pobre ser humano, no conocía las estaciones, era mi primer encuentro con los cambios de horario.




Aqui una foto de la puesta de sol en Viña de mar, a eso de las 11 pm











Los días siguientes los pasamos conociendo Santiago, comiendo en restaurantes bonitos y viendo la maravilla de las montañas todavía cubiertas por muy poca nieve.
La comida de mar me hace muy feliz, así que disfruté mucho la cocina chilena porque es deliciosa.

Aqui una fotico de una exquisita picada que almorzamos en Santiago, en el restaurante El Galeón








También conocimos el viñedo undurraga. Un lugar muy bonito, en ese momento el viñedo estaba muy joven entonces no pudimos ver muchas uvas. Pero lo que sí hicimos fue probar la maravilla de vinos; por aquí en casa todavía tenemos una Late Harvest de la cosecha del 2004 esperando por abrirse.

Aqui una foto de las uvitas gestándose













El paseo terminó, por ultimo fuimos a comprar los típicos souvenirs, vino, pisco y dulces de mazapán y a empacar para volver.



Regresé entonces a Colombia, con una promesa rota pero muy feliz y con recuerdos memorables de un país muy bonito, con gente muy querida y amable. Yo, por mi parte, pague la primiparada de viajar por primera vez fuera del país.

Espero conocer Chile algun dia en temporada de verano (Verano de verdad). Porque en invierno, no creo; ni Chile ni otro país.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Birthday Interview V 1.0

¿Qué dice mi horóscopo de hoy? ¿Si Acierta?